Religious Technology Center Religious Technology Center
Religious Technology Center
Introducción
La religión de Scientology
El garante del futuro de Scientology
David Miscavige El Presidente de la Junta
Enviar un informe a RTC
Asuntos de interés para RTC
Contacto

Y con una Unidad de Traducciones Internacional enlazada por ordenadores, que produjo más materiales en 1999 que en los 48 años anteriores combinados. También tenemos nuestro propio estudio y laboratorio fílmicos e instalaciones de diseminación; todo para llevar nuestro mensaje a los habitantes del planeta.

Para dar servicio a los millones de personas que entran al Puente, continuamente estamos construyendo y mejorando nuestras organizaciones. Porque ese es el puente palpable para abarcar el planeta, con nuestras organizaciones en Europa, África, Asia, Australia, Nueva Zelanda y las Américas. Son 163 organizaciones en total que están produciendo una nueva raza de auditores en ciudades como Washington, donde LRH estableció la Iglesia Fundacional, y en Hamburgo, donde nuestro edificio representa la proclama más poderosa que hayamos hecho en ese país.

Y todo ello para hacer otra declaración rotunda de quiénes somos y qué representamos de un extremo a otro de este planeta con 2.300 misiones, grupos y organizaciones.

Y eso nos lleva al final del evento de esta noche y de este siglo XX.

Ahora, podríamos sentarnos y decir: mira todo lo que logramos, mira lo lejos que llegamos. De un hombre con un libro hasta un movimiento que abarca todo el planeta y trae soluciones reales y verdaderas a cada estrato de la sociedad. Y si hiciéramos eso, ciertamente tendríamos razón. Porque si sintonizáramos los eventos de Año Nuevo de todo el planeta, no llegarían a representar lo que nosotros celebramos esta noche.

Lo cual me lleva a lo que quiero decir: porque nuestra historia no es sólo la más significativa del siglo sino que es la historia de todas las épocas.

Además, cuando consideramos que tenemos ahora algo que nunca estuvo en manos de nadie, nos damos cuenta de algo más que se nos ha dado: la responsabilidad. Los movimientos religiosos que nos precedieron han abarcado esta Tierra y, hasta cierto grado, han traído paz y compasión. Pero, encontramos el planeta en el estado en que está porque no tenían lo que nosotros tenemos: una tecnología real por medio de la cual el hombre puede salvar su alma. Y aunque seamos millones, calculemos rápidamente y confrontemos esto: por cada scientologist, hay mil que no lo son.